Ir al contenido principal

De música y cosas.


¿Es mejor "la música que se hacía antes"? ¿O es que nos sentimos más cómodos sabiendo lo que va a pasar en cada momento? Ya sea viendo el mismo capítulo de la misma serie por decimoquinta vez o escuchando "Una calle de París" por enésima vez este año. Me gusta escuchar música de "la de antes" porque no me va a atacar ningún verso estrambótico en el que alguien defina con dudoso gusto las artes amatorias más variopintas (ojo, que el "Condone' de colore', la parto a lo crayola" me explota el cerebro cosa mala). 

Yo qué sé, será que me hago mayor. 

Si ya sabemos todos de lo que habla el 98% de las canciones (de ahora y de antes) pero, ¿de verdad tiene que ser todo tan "así"? Contadme, ¿cuál es vuestra peor letra favorita? 


Comentarios

Entradas populares de este blog

Opinión Yovoyporti: servicio independiente de transporte IKEA

[Hoy escucho: kissfm; Nivel de dolor endometriósico: 6/5] Cuando Ángel y yo volvíamos de Ikea de comprar las cosas que necesitábamos para la mesa dulce que montamos en la boda (algún día prometo poner alguna foto y la lista) yo sólo podía pensar en cómo molaría un servicio a domicilio de Ikea para las ciudades en las que no tienen tienda (nosotros vamos a la tienda de Murcia normalmente), de hecho dije "oye, tendría que hacerme con una furgo y dedicarme a esto, seguro que ahí hay futuro" pero claro, entre mi epicondilitis y mis dolores endometriósicos 28 días de cada 30 pues ponte tú a cargar y descargar así que descarté la idea... y en unos días, menos de una semana os lo juro, me sale en Facebook (por esa magia que tiene Facebook de sacarnos publi de cosas de las que acabamos de hablar) publicidad de Yovoyporti. 

El del Reto Lector de Catadores de Libros - Febrero

via IFTTT

Camino FIV: La semana que estuve embarazada.

El pasado 22/02 me hacían la transferencia de un embrión de categoría C. Nuestro pequeño Minijedi o Chembrion. Desde ese día decidí que me iba a hacer ilusiones porque total si el resultado era negativo el hostión iba a ser el mismo sólo que no estaría dos semanas pensando en negativo, más bien todo lo contrario.  Y así empezó la semana que estuve embarazada.