Ir al contenido principal

Bye, bye, W.

Hace nada decía que quería escribir. Que iba a dedicarme a ello... Pues hoy tengo una súper mega noticia. Por fin ha llegado mi momento. 

He decidido que no voy a escribir. No quiero ser escritora. No voy a seguir obligándome a escribir, sintiéndome mal por no tener tiempo, ganas, inspiración o ninguna de las anteriores. No voy a sentirme juzgada por gente que, con dificultades, es capaz de escribir su propio nombre. Ni por gente que haría llorar a cualquier Nobel, con razón.

Me he cansado de perseguir algo que no sé si algún día llegará, de poner mucho esfuerzo y tiempo en ello cuando no ando sobrada de nada de eso. 

Hoy digo adiós a otro sueño y creo que ya no me queda ninguno. Hoy me libero de las ataduras que llevaba arrastrando 30 años. Además, a este lado de los libros tampoco se está tan mal. 

Comentarios

Entradas populares de este blog

Opinión Yovoyporti: servicio independiente de transporte IKEA

[Hoy escucho: kissfm; Nivel de dolor endometriósico: 6/5] Cuando Ángel y yo volvíamos de Ikea de comprar las cosas que necesitábamos para la mesa dulce que montamos en la boda (algún día prometo poner alguna foto y la lista) yo sólo podía pensar en cómo molaría un servicio a domicilio de Ikea para las ciudades en las que no tienen tienda (nosotros vamos a la tienda de Murcia normalmente), de hecho dije "oye, tendría que hacerme con una furgo y dedicarme a esto, seguro que ahí hay futuro" pero claro, entre mi epicondilitis y mis dolores endometriósicos 28 días de cada 30 pues ponte tú a cargar y descargar así que descarté la idea... y en unos días, menos de una semana os lo juro, me sale en Facebook (por esa magia que tiene Facebook de sacarnos publi de cosas de las que acabamos de hablar) publicidad de Yovoyporti. 

El del Reto Lector de Catadores de Libros - Febrero

via IFTTT

Camino FIV: La semana que estuve embarazada.

El pasado 22/02 me hacían la transferencia de un embrión de categoría C. Nuestro pequeño Minijedi o Chembrion. Desde ese día decidí que me iba a hacer ilusiones porque total si el resultado era negativo el hostión iba a ser el mismo sólo que no estaría dos semanas pensando en negativo, más bien todo lo contrario.  Y así empezó la semana que estuve embarazada.